Justicia británica decide que Guaidó es “inequívocamente” el presidente y le dio control de las reservas de oro

La designación de dos magistradas como rectoras del CNE eleva a tres las vacantes absolutas en el TSJ
06/26/2020
Bachelet acusa al Poder Judicial de generar violaciones de DDHH en lugar de castigarlas
07/17/2020

Transparencia Venezuela, 4 de julio de 2020.- El diputado Juan Guaidó, o quién el designe, es quien puede decidir la suerte de las 31 toneladas de oro que el Banco Central de Venezuela (BCV) tiene depositadas en el Banco de Inglaterra, por cuanto él es el “presidente constitucional interino de Venezuela” reconocido por el Gobierno del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

La declaración la hizo Alta Corte de Comercio de Inglaterra este 2 de julio, al resolver una serie de incidencias que fueron planteadas en el marco de la demanda judicial que el BCV, controlado por la administración de Nicolás Maduro, presentó en mayo pasado contra el Banco de Inglaterra, para obligar a este último a que vendiera el metal preciado y le transfiriera los fondos – alrededor de un millardo de dólares – al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), para presuntamente adquirir alimentos y medicinas para enfrentar la pandemia del covid-19 en el país.

“El Gobierno de Su Majestad reconoce al señor Guaidó en la calidad de presidente constitucional interino de Venezuela y, en consecuencia, ya no reconoce a Maduro como presidente”, declaró el juez Nigel Teare en su dictamen, de 24 páginas de extensión.

El funcionario sustentó su decisión en la doctrina de la “voz única”, según la cual “la justicia y el Ejecutivo (británico) deben hablar a una misma voz (en materia de política exterior)”. “Esta doctrina requiere que las cortes no contradigan la decisión del Gobierno de reconocer a un Estado extranjero soberano o a un líder o gobierno de un Estado extranjero soberano”, remató.

El 4 de febrero de 2019 la entonces primera ministra Theresa May sumó a su administración a la lista de gobiernos que reconocieron a Guaidó como Jefe del Estado venezolano, luego de que éste, en su condición de cabeza de la Asamblea Nacional, decidiera el 23 de enero de ese mismo año asumir temporalmente la Presidencia venezolana, por considerar que el cargo estaba vacante debido a la cuestionada reelección de Maduro en mayo de 2018. Más de 50 países avalaron esta decisión y el mismo día en que se produjo el dictamen británico Eslovenia se sumó al grupo.

“El Reino Unido ahora reconoce a Juan Guaidó como presidente constitucional interino de Venezuela hasta que unas elecciones presidenciales creíbles se puedan celebrar”, señaló en su oportunidad el para la época ministro británico de Exteriores, Jeremy Hunt, quien agregó: “La opresión del ilegítimo y cleptocrático régimen debe terminar. Aquellos que continúan violando los Derechos Humanos de los venezolanos bajo un régimen ilegítimo deberán rendir cuentas. Los venezolanos merecen un futuro mejor”.

Más allá de lo fático

El juez Teare tomó su decisión luego de pasar, entre el 22 y el 25 de junio pasados, escuchando argumentos sobre quién es el Jefe de Estado de Venezuela y por lo tanto a cuál BCV podía pedir al Banco de Inglaterra hacer algo con el oro, si el controlado por Maduro o la junta directiva “ad hoc” nombrada por Guaidó en virtud del Estatuto para la Transición.

Los representantes del BCV controlado por Maduro sustentaron su defensa en los hechos fáticos; es decir que el heredero del fallecido Hugo Chávez es quien ocupa el Palacio presidencial de Miraflores y que por tanto es quien designa ministros, embajadores y otros funcionarios, quien dicta decretos y dispone de los fondos públicos; y por supuesto que son sus órdenes las que atienden las policías y sobre todo la Fuerza Armada Nacional (FAN).

“El Gobierno de Su Majestad mantiene relaciones diplomáticas plenas, recíprocas y normales con el Gobierno de Maduro”, afirmó el abogado Nicholas Vineall en la audiencia, quien aclaró que “reconocimiento no significa aprobación. Es común que el Reino Unido reconozca, o continúe reconociendo, gobiernos extranjeros a los cuales desaprueba”.

Sin embargo, el juez estimó que la decisión del 10 de Downing Street de considerar a Guaidó como Presidente tenía más peso y no vio ninguna contradicción en el hecho de que la Embajada británica en Caracas continúe manteniendo contactos con la administración chavista, pues recordó que desde 1980 Londres estableció que “la política de no reconocimiento no impide que el Gobierno de Su Majestad reconozca a un Gobierno extranjero o haga una declaración que establezca la entidad o entidades con las que llevará a cabo las transacciones de Gobierno a Gobierno, donde lo considere apropiado en las circunstancias”.

Por su parte, los abogados del Banco de Inglaterra, así como los que contrató el Gobierno de Guaidó refutaron estos señalamientos e insistieron en que el diputado es también el Jefe del Estado, en virtud de la aplicación del artículo 233 de la Constitución, el cual establece que “cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreto dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente de la Asamblea Nacional”.

Para el Parlamento; y medio centenar de países, Maduro dejó de ejercer la primera magistratura el 10 de enero de 2019 cuando expiró su primer sexenio, por cuanto no reconoce los resultados de las elecciones del 20 de mayo de 2018.

Un nuevo round

 El dictamen del juez Teare, sin embargo, no pone punto final a la disputa. “Apelaremos de inmediato”, anunció vía Twitter el BCV presidido por Calixto Ortega Sánchez. Lo mismo aseguraron desde la Cancillería, donde no dudaron en calificar como acto de “piratería” el fallo.

“El BCV apelará esta sentencia, que ignora por completo la realidad de la situación en el terreno. Ninguno de los miembros de la llamada «Junta Administrativa ad hoc» del BCV nombrada por Guaidó reside en Venezuela. El gobierno de Maduro tiene el control total de Venezuela y sus instituciones administrativas”, declaró el abogado Sarosh Zaiwalla, quien es el jefe del bufete londinense que representa al BCV controlado por Maduro.

“Este resultado retrasará aún más la posibilidad de garantizar ayuda humanitaria y suministro médicos para combatir la pandemia del coronavirus, en detrimento del pueblo venezolano cuyas vidas están en riesgo”, agregó el jurista, quien en 2019 logró que una corte británica le devolviera a un banco iraní más de un millardo y medio de dólares que le tenía congelados debido a las sanciones que Estados Unidos ha impuesto al régimen de Teherán ().

¿Por qué el oro del BCV está en Londres?

Tradicionalmente Venezuela ha tenido parte de sus reservas internacionales en bancos extranjeros, incluido del Banco de Inglaterra. Las toneladas ahora en disputa quedaron allí luego de que el fallecido Hugo Chávez decidiera repatriar el grueso de ellas y están protegidas por un contrato firmado en 2008.

El Banco de Inglaterra es el segundo mayor tenedor de oro en el mundo, con aproximadamente 400.000 lingotes. Solo lo supera la Reserva Federal de Nueva York (Estados Unidos).

Un quinto del oro de los gobiernos del mundo está en Londres, pues la capital británica es el centro mundial del comercio de este metal precioso. Asimismo el Banco de Inglaterra tiene una de las bóvedas de oro más grandes del mundo y en sus más de 320 años de historia ni un lingote ha sido robado, reportó la BBC.

 

Share This