La designación de dos magistradas como rectoras del CNE eleva a tres las vacantes absolutas en el TSJ

La suerte de Voluntad Popular está en manos de la Sala Penal del TSJ
06/23/2020
Justicia británica decide que Guaidó es “inequívocamente” el presidente y le dio control de las reservas de oro
07/04/2020

Transparencia Venezuela, 26 de junio de 2020.– El número de sillas vacías en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) crece. La decisión de la Sala Constitucional de designar a Indira Alfonzo Izaguirre y de Gladys Gutiérrez como rectoras del Consejo Nacional Electoral (CNE) ha elevado a tres las vacantes absolutas existentes en el máximo juzgado.

Hasta el 12 de junio de 2020, cuando la Sala Constitucional en su sentencia número 70 la nombró como presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Indira Alfonzo Izaguirre se desempeñaba como presidenta de la Sala Electoral, cargo que tenía desde 2016. El puesto de la funcionaria, quien fue nombrada magistrada principal por el Parlamento en 2014, es ahora cubierto temporalmente por la magistrada suplente Carmen Alves.

Alves es una abogada con una dilatada trayectoria en el Poder Judicial, donde ha ocupado cargos como el de jueza rectora del estado Carabobo y, en 2015, se desempeñó como Defensora Pública General de manera temporal.

Por su parte, Gladys Gutiérrez, quien era integrante de la Sala Constitucional desde 2010, y entre 2013 y 2017 fue presidenta tanto de esa instancia como del TSJ, será reemplazada por el magistrado René Degraves Almarza. Este abogado ya se ha incorporado a la sala, en varias ocasiones en los últimos años, para cubrir faltas temporales de algunos de magistrados.

Estas vacantes se suman a la que se produjo a finales de 2018, cuando el magistrado Christian Tyrone Zerpa renunció a su puesto en la Sala Electoral desde Estados Unidos, a donde viajó a pedir refugio; y desde allí se mostró arrepentido de haber avalado durante casi cuatro años todas las decisiones que desde el TSJ se adoptaron en contra de la Asamblea Nacional y contra la disidencia en general.

El puesto de Zerpa es ocupado por la abogada Grisell De Los Ángeles López.

Solo temporalmente

 Las bajas ocurridas no ponen en riesgo el funcionamiento del máximo tribunal, que está integrado por 32 magistrados, pues de acuerdo al artículo 50 de la Ley Orgánica del TSJ “la falta absoluta de uno o más magistrados en una sala no afecta el normal funcionamiento de la otras”. Sin embargo, esto podría cambiar de continuar produciéndose vacantes. ¿La razón? En 2021 expira el mandato de seis años de los magistrados suplentes, de acuerdo con el artículo 45 de este instrumento legal.

Asimismo, el artículo 47 de la misma ley deja claro que los suplentes no se convierten automáticamente en titulares cuando estos primeros renuncian, se jubilan o fallecen.

“En caso de falta absoluta de un magistrado, la Asamblea Nacional procederá a la designación de un nuevo período de doce años, según el procedimiento que preceptúa esta Ley. Mientras se hace la designación, la falta absoluta será suplida, temporalmente, por el o la suplente correspondiente, quien podrá ser postulado para el nuevo período”, establece la norma antes señalada.

Las posibilidades de que la actual Asamblea Nacional pueda cubrir estas vacantes son nulas, debido al bloqueo que el mismo TSJ ha impuesto a los diputados bajo la excusa de que está en “desacato”.

Share This