Miles de venezolanos pagaron “fortunas” por “visa doradas” en Europa

persecusión familia Baduel
La justicia se ensaña contra la familia del general Raúl Baduel
05/18/2020
El TSJ se estrelló contra la realidad en el caso DirecTV
05/26/2020

Transparencia Venezuela, 18 de mayo 2020.- “Una llave de oro abre todas las cerraduras”. Esta frase del escritor alemán Christoph Wieland (1733-1813) ilustra a la perfección el doble rasero de las políticas migratorias vigentes en medio mundo, pues mientras los países blindan sus fronteras ante la llegada de personas que huyen de guerras o conflictos sociales y económicos, al mismo tiempo aprueban disposiciones que permiten entregar residencias, e incluso ciudadanías, a extranjeros con abultadas cuentas bancarias, muchas veces sin importar si conocen el idioma del país en el que se van a instalar o siquiera si van a residir allí. Es una contradicción que los venezolanos con dinero han aprovechado.

Unos cuatro mil venezolanos han conseguido instalarse en la Unión Europea (UE) entre 2010 y 2018 mediante los programas migratorios para inversionistas, conocidos popularmente como “visas doradas”, de acuerdo a una investigación realizada por Transparencia Venezuela.

España, Portugal y el Reino Unido son algunos de los destinos escogidos por los venezolanos que han hecho sus maletas ante el agravamiento de la crisis que se ha agudizado desde que Nicolás Maduro se instaló en marzo de 2013.

La apertura de estos países a los “hombres de negocios”, que cuentan con recursos mil millonarios para obtener el beneficio de las “visas doradas”, debe encender las alarmas, pues se han multiplicado las denuncias sobre la posibilidad de blanqueo de capitales, provenientes de actividades ilícitas, muchas veces en detrimento del patrimonio de otras naciones, como ha ocurrido en el caso de Venezuela. 

En la actualidad hay más de 70 investigaciones abiertas en al menos 20 países del mundo contra corruptos que utilizaron sus altos cargos e influencia en Venezuela para desfalcar a la nación, y luego “invertir” ese dinero en el sector inmobiliario de otros países, y usar su sistema financiero, para lavar esos capitales, uno de los esquemas de corrupción más utilizados de acuerdo al seguimiento hecho por nuestra organización.

En 2019 la Unión Europea pidió a sus estados miembros reforzar estos programas. «Queremos más garantías relacionadas con la seguridad y contra el lavado de dinero. Esperamos mayor transparencia«, declaró la entonces comisaria europea de Justicia, Vera Jurova.

Unos US$ 30.000.000.000 han llegado en la última década a la Unión Europea gracias a las llamadas “visas doradas”. Solo España consiguió US$ 1.000.000.000 en 2018 y Portugal unos US$ 700.000.000 en ese mismo año.

 

La península ibérica, el nuevo Edén

España y Portugal, dos de los países que ocupan la península ibérica, son la puerta de entrada de Europa a América Latina y a viceversa por los lazos históricos, culturales y afectivos que ambas naciones mantienen con la región. 

Muchos han aprovechado las reformas legales puestas en marcha por los gobiernos de Madrid y Lisboa, tras la gran crisis financiera de 2008 para atraer inversiones extranjeras.

En 2012 Portugal aprobó el Sistema de Permiso de Residencia por Actividad Inversionista y un año después España aprobó Ley 14/2013, conocida como Ley de Emprendedores. Los instrumentos de ambos países permiten a los extranjeros obtener un permiso para instalarse en esas naciones siempre y cuando inviertan 500.000 euros (US$ 542.000) en bienes inmuebles o 1.000.000 de euros (US$ 1.085.000), en empresas; es decir la llamada “Golden Visa o visa dorada”. Además, pueden acceder a la nacionalidad y el pasaporte.

Hasta 2018, un total de 3.116 venezolanos lograron instalarse en España con permisos de residencia “por razón de interés económico”, de acuerdo a un estudio que Transparencia Internacional y Global Witness publicaron ese año y en el cual se afirma que 6.000 extranjeros habían obtenido ciudadanías en alguno de los 20 países de la Unión Europea (UE) que otorgan “visas doradas”, mientras que 100.000 más consiguieron papeles para residir sin problemas, eso sí tras desembolsar grandes sumas de dinero.

El Ministerio español del Trabajo, Migraciones y Seguridad Social informó que entre 2015 y 2018 entregó a 1.924 venezolanos documentación para permanecer en su territorio, debido a las inversiones que hicieron comprando apartamentos, residencias, locales comerciales y por las empresas que abrieron. A esta cifra habría que sumar a sus familiares.

Un dato llamativo es que los venezolanos son el quinto colectivo que más se ha beneficiado de este programa en España. Los más numerosos son los chinos (7.118) y a estos les siguen los rusos, países de nula o escasa calidad democrática, donde el crimen organizado y la corrupción campean igualmente.

Por su parte, en casi el mismo período las autoridades de Portugal otorgaron 7.960 residencias por inversiones y entregaron permisos para instalarse en el país a 13.551 familiares de los favorecidos, de acuerdo con cifras del Servicio de Extranjeros y Fronteras. Los ciudadanos de origen chino, brasilero, turco, sudafricano y ruso fueron los más beneficiados.

Aunque el Gobierno de Lisboa no menciona a los venezolanos, hay datos que hacen sospechar que también han conseguido visas doradas. El principal es que hasta 2018, un total de 4.740 venezolanos figuraban en las estadísticas del Servicio de Extranjeros y Fronteras como residentes ese país. Estos ciudadanos no poseen doble nacionalidad, porque de ser así figurarían en el censo como portugueses y no como venezolanos; y por lo tanto tienen visas de estudiantes, por reagrupamiento familiar, trabajo o porque son inversores.

Otro elemento a tomar en consideración es la estrecha relación entre el gobierno del ex primer ministro socialista José Sócrates con la gestión del fallecido Hugo Chávez y que se tradujo en millonarios acuerdos, que hoy en día son objeto de investigación en Portugal.

Por su parte, en el Reino Unido solo 16 venezolanos han conseguido visa para instalarse en ese país desde el 2010, de acuerdo a los datos conseguidos por Transparencia Venezuela. En este país hay que invertir casi US$ 3.000.000 en una propiedad o tener ese dinero en una cuenta bancaria.

 

Los primeros en gastos en España

Aunque los chinos y rusos encabezan los rankings en la mayoría de los países europeos que tienen programas para facilitar los permisos a los inversores, en el caso español los venezolanos llegaron a ser los primeros en gastar más dinero para conseguir la “visa para el sueño” que cantaba el dominicano Juan Luis Guerra.

Para diciembre de 2017, los venezolanos invirtieron en promedio 949.367 euros (US$ 1.028.379), de acuerdo a cifras del Ministerio español de Economía. Para ese mismo año los venezolanos gastaron 75.000.000 de euros (US$ 80.000.000) en 79 propiedades en el país europeo.

El desembarco de ese exilio acomodado no ha pasado desapercibido y en los últimos años la prensa española ha destacado, por ejemplo, que buena parte de estos emigrantes se han instalado en zonas acomodadas, como los madrileños barrios de Salamanca y El Retiro

En 2018, por ejemplo, 278 casas fueron adquiridas por venezolanos, un 20% que más que el año anterior, publicó el diario El Mundo en abril de 2019, citando cifras del Colegio de Registradores (Notarios). 

“La llegada de venezolanos al sector inmobiliario no se limita a la compra de casas. El informe de Redpiso (una organización española que estudia el mercado inmobiliario) señalaba también que el año pasado el incremento de alquileres por parte de venezolanos en la capital creció un 35%, con más de 40 firmas al mes y una renta media de 1.700 euros. ´El perfil del inversor es el de personas con un poder adquisitivo medio-alto, con estudios y empleo, y el tiempo medio de estancia en nuestro país no supera los 3 años´”, se afirma en el reportaje.

 

¿Por qué Europa?

Cada día más y más venezolanos, en particular aquellos con mayor poder adquisitivo, miran a Europa, y particularmente a España, como un lugar más llamativo para instalarse, frente a opciones como Estados Unidos, que antes era considerado como el principal destino. 

“Los venezolanos escogen España, por ejemplo, primariamente por el idioma, pero además porque las personas de los países iberoamericanos pueden obtener la ciudadanía española después de 2 años residiendo en el país, en lugar de los 10 (años) exigidos para el resto”, afirma el periodista noruego Christian Henrik Nesheim, fundador de la empresa Investement Migration Insider, que se especializa en investigar los programas migratorios enfocados en empresarios e inversores.

El agravamiento de la tensión entre el chavismo y el Gobierno estadounidense, que se ha traducido en las sanciones impuestas a funcionarios chavistas, y a quienes se les relacionen, parece impulsar a muchos venezolanos a mirar hacia Europa. Esto explicaría por qué se han instalado en tierras ibéricas ex funcionarios como el ex vice ministro de Energía Nervis Villalobos, Javier Alvarado, ex viceministro de Electricidad, Carlos Aguilera, ex secretario de la Presidencia de Chávez, o empresarios como Alejandro Betancourt, contratista del Gobierno y presidente Derwick.

“Hasta hace poco, ser un hombre de negocios que ha prestado servicios al Gobierno chavista no se consideraba un delito o una razón para no obtener permisos de residencia, en parte, porque muchos empresarios se han visto obligados a prestar servicios al Gobierno y, como tal, no pudieron escapar de estar ´vinculados al Gobierno´”, afirmó el experto noruego, quien además agregó: “¿Por qué España y no Rusia, China o Turquía? España está en la Unión Europea (UE) y Schengen, por lo que la residencia o ciudadanía en España es mucho más valiosa que en esos otros países”.

Un documento español, tarjeta de residencia y sobre todo un pasaporte, no solo permiten a cualquier persona moverse libremente entre los otros 26 países que forman parte del bloque comunitario, gracias al tratado de Schengen, que eliminó las fronteras interiores de la UE, sino que también le facilita el acceso al sistema bancario de esas naciones.

 

¿Puerta franca al blanqueo?

Transparencia International considera que las llamadas “visas doradas” si no se conducen responsablemente no solo le abren las puertas a la legitimación de capitales provenientes de la corrupción, narcotráfico y otras actividades criminales, sino que permite a sus perpetradores instalarse libremente y viajar por 27 países

El periodista noruego, Nesheim no considera que este sea un peligro inminente. “Representa un pequeño número y se examinan muy de cerca a través de verificaciones de antecedentes que incluyen bases de datos de Interpol, del FBI, búsquedas de dominio público, etc (…) Si fuera posible hacer un estudio, estoy seguro de que se encontrará que todas las demás categorías de inmigración tienen una proporción mucho mayor de delincuentes. Para los inmigrantes inversores, la proporción de delincuentes o lavadores de dinero es ciertamente inferior al 1%”, dijo.

Sin embargo, es un hecho que se han incrementado las denuncias difundidas por la prensa sobre casos de personas que se enriquecieron a punta de desfalcar dineros públicos en países de la región, como el caso venezolano, y que disfrutan de sus “fortunas” en otras naciones como “inversionistas”, lo que muestra las debilidades de este tipo de programas y a necesidad de someterlos a una revisión exhaustiva.

 

Share This