Elvis Amoroso aterriza en la Contraloría tras aspirar al TSJ y a la Fiscalía

Elvis Hidrobo Amoroso se convirtió, por decisión de la cuestionada Asamblea Nacional Constituyente, en el cuarto Contralor General de la República que ha tenido Venezuela desde la entrada en vigencia de la Constitución de 1999 y posiblemente en el más partidista de todos, pues ha pasado los últimos 15 años militando en el chavismo.

En su cuenta de Twitter el nuevo encargado de velar por el buen uso de los fondos públicos se califica como “militante activo de la Revolución y chavista”.

El nombramiento lo hizo la instancia encargada de redactar la nueva Carta Magna, el 23 de octubre de 2018, tras autorizar al anterior contralor general, Manuel Henrique Galindo Ballesteros,a jubilarse “por motivos personales”, apenas días después de que éste asegurase en televisión que la corrupción es “galopante” y se quejase de la falta de colaboración de algunas autoridades para investigar los delitos contra el erario público.

La elección de Amoroso ha sorprendido, pues en la ya larga carrera pública del abogado aragüeño el tema de la corrupción no ha figurado.

Amoroso saltó a la palestra con la llegada de Hugo Chávez al Palacio de Miraflores y en particular con la Constituyente que éste impulsó en 1999, de la cual fue uno de los siendo dos secretarios. Posteriormente ocupó ese mismo cargo en la Comisión Nacional Legislativa, también conocida como “Congresillo”. En 2000 fue electo diputado en la primera Asamblea Nacional y en el Parlamento estuvo hasta que en 2015 perdió frente a un candidato opositor.

De su larga estancia en el Legislativo se le recuerda por haber sido la cara de la polémica ley que en 2013 buscaba fijar los precios de los vehículos usados, la cual contenía una fórmula de cálculo bastante complicada. Asimismo recibió en 2014 el proyecto de Ley de Matrimonio Igualitario que una organización pro derechos del colectivo LGBTI presentó por iniciativa popular y el cual jamás fue analizado.

Sin embargo, fue en 2015 siendo el primer vicepresidente de la AN, cuando realizó una de sus declaraciones más controversiales, al asegurar que la mayoría de las familias venezolanas tenían a un miembro que ha consumido drogas o que ha sido detenido por delitos relacionados con ellas.

“Lamentándolo mucho todos tenemos un familiar, un amigo cercano, un sobrino que ha podido caer en una situación de esas (drogas), hay que manejarlo con mucha cautela, son los familiares y los amigos que tienen que ayudarlos a salir de allí”, afirmó al ser consultado sobre la detención de los sobrinos de la primera dama, Cilia Flores, por agentes de la Oficina de Narcóticos de Estados Unidos (DEA, de acuerdo asus siglas en inglés).

De la mano del Presidente

Amoroso ha sido señalado de ser parte del grupo que siempre apoyó a Nicolás Maduro y a su esposa en el seno del chavismo. Ello explicaría porqué con el ascenso de Maduro a la Presidencia, el ahora Contralor General de la Nación también escaló posiciones: una de las vicepresidencias del Parlamento e incluso en el Comité de Postulaciones Judiciales, donde se encargó de escoger a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que fueron designados en 2014 y 2015.

Al perder su curul intentó hacerse con una de las sillas del máximo juzgado, pero su falta de credenciales y el hecho de haber presidido el comité evaluador lo sacó de la carrera. Pero el mandatario salió a su rescate y lo designó como Consultor Jurídico del Palacio de Miraflores y luego como candidato a la Constituyente.

Tras la remoción de Luisa Ortega Díaz, el Jefe de Estado habría intentado encumbrar al exparlamentario como nuevo jefe del Ministerio Público, pero su currículo hizo que se terminara optando por Tarek William Saab.

Sin embargo, un año después ha conseguido hacerse con otro de los tres puestos que conforman el Consejo Moral Republicano.

 

Historia ya vista

A juzgar por los hechos, Amoroso comparte con su antecesor, Manuel Galindo, una visión muy laxa del nepotismo. Cuando el ahora Contralor ocupó la Presidencia del Comité de Postulaciones Judiciales designó a su hijo Elvis Hidrobo como secretario de esa instancia.

El nepotismo es una forma de corrupción y así está expresamente recogido en el artículo 14 de la Ley contra la Corrupción, el cual establece: “El nombramiento y remoción o destitución de los funcionarios y empleados públicos no podrá estar determinado por afiliación u orientación política alguna y se realizará de conformidad con lo dispuesto en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en las leyes”.

Share This