El Gobierno también le ha encargado la represión de los estudiantes a tribunales, Fiscalía y Defensoría del Pueblo

La Federación de Estudiantes de Derecho de Venezuela alerta que el Ejecutivo ha recurrido al encarcelamiento, asesinato y tortura de los estudiantes contestatarios del proyecto político oficial, pero su valor para resistir el asedio continúa

Caracas, 23 de junio de 2017. En la lucha que los venezolanos han afrontado por el restablecimiento de la institucionalidad democrática, la reconstrucción del Estado de derecho y de un orden de libertades, los estudiantes universitarios han tenido una contribución determinante.

Por ello, la represión para silenciarlos, no es una tarea que el Gobierno le ha encargado exclusivamente a los cuerpos de seguridad. “En ella participan coordinadamente los tribunales, la Fiscalía General y la Defensoría del Pueblo, los cuales renunciaron a sus tareas y deberes constitucionales y se sumaron al propósito de atemorizar, perseguir y procurar impedir cualquier manifestación o acto, que a juicio del Gobierno ponga en peligro la continuidad del proyecto socialista en el país”, denunció la Federación de Estudiantes de Derecho de Venezuela (Fedeve) en el ensayo: Débil separación de los poderes públicos y el sector estudiantil en Venezuela, publicado en el libro Muchas instituciones, un jefe, producido por Transparencia Venezuela.

La razón alude a que mientras el Gobierno del difunto presidente Hugo Chávez, primero, y de Nicolás Maduro, después, se ha concentrado en persuadir o forzar a los ciudadanos a aceptar la ideología socialista, los estudiantes se han resistido a un tipo de vida que está muy lejos de reflejar las aspiraciones, deseos y valores que varias décadas de vida democrática sembraron en la conciencia social.

El Gobierno ha recurrido a la amenaza abierta, la persecución judicial, el encarcelamiento, el exilio, el asesinato y la tortura de muchos de los estudiantes contestatarios del proyecto político oficial. Aunque ciudadanos de todos los sectores, clases sociales, edades y profesiones, han sido víctimas de la represión en sus distintas formas, son los estudiantes el objetivo central de la persecución. Sin embargo, también continúa la determinación de la comunidad estudiantil de resistir el asedio.

La Fedeve señala en el texto que, en otros momentos de la historia reciente, también la participación de los estudiantes fue crucial y por ello no dejan de estar en el radar del Gobierno opresor.  Destacando tres períodos como decisivos: la resistencia contra la toma de Consejo Universitario de la Universidad Central de Venezuela en el año 2001.  La campaña contra el proyecto de reforma constitucional que se sometió a referéndum en el año 2007 y la desobediencia de la Ley Orgánica de Educación Universitaria de 2010.

Los estudiantes advierten que cómo el Gobierno no ha logrado someter a las universidades, diseño un plan de restricción presupuestaria que ha conducido, a la mayor pérdida de capital humano especializado (profesores, investigadores, empleados) y deterioro de la infraestructura que haya sufrido la universidad venezolana en toda su historia.

En este marco de ahogamiento económico, se busca llevar a los centros de estudio a la parálisis o a un tipo de funcionamiento muy limitado en el que ya las instituciones no logren publicar libros, financiar la formación de nuevos investigadores y profesores, becar a sus mejores estudiantes o mantener vivo el proceso de búsqueda del conocimiento.

Los estudiantes, que son sin duda sus principales víctimas, han cumplido un papel fundamental en la vigencia del reclamo ante la opinión pública para evitar el cierre de las instituciones que aunque se han mantenido en pie, los signos del deterioro físico, administrativo y académico son evidentes. Además el desgaste de las autoridades ha conducido en muchos casos a renuncias, lo cual genera la necesidad de sustituir a la autoridad renunciante por un miembro de la comunidad que no ha sido electo.

Para la fecha del ensayo, la política continúa, puesto que el partido de gobierno sabe con total certeza que jamás ganaría unas elecciones, ni de autoridades ni profesorales ni estudiantiles. Pero la valentía y ánimo de los estudiantes sigue intacta.

Transparencia Venezuela, hoy 23 de junio, felicita a todos los abogados del país apegados al Estado de Derecho y los exhorta a seguir defendiendo la institucionalidad.

Lee el ensayo «Débil separación de los poderes públicos y el sector estudiantil en Venezuela»

Share This