Sala Penal liberó a presunto narcotraficante por formalismo

Insert Maikel Moreno

A la calle. Allí envió el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en agosto de 2015 a un presunto narcotraficante venezolano que estaba detenido y era solicitado por las autoridades de Estados Unidos.

La decisión la adoptó la Sala de Casación Penal, en su sentencia 564 redactada por el presidente de esa instancia, magistrado Maikel Moreno, quien la justificó afirmaron que las autoridades norteamericanas no suministraron la información necesaria para terminar de ejecutar el procedimiento de extradición contra Kassem Mohamed Hussein.

“De acuerdo a las actuaciones realizadas en el proceso de sustanciación del presente expediente, se evidencia que el Gobierno de los Estados Unidos de América (a través de su Embajada acreditada ante el Gobierno Nacional) fue notificado el 28 de julio de 2014, sobre la aprehensión del ciudadano Kassem Mohamed Hussein, así como del término perentorio de 60 días continuos luego de su notificación, para presentar la solicitud formal de extradición y la documentación judicial necesaria (…) Verificándose que a la presente fecha ha vencido el término de 60 días continuos, sin que haya sido remitida la solicitud formal de extradición del referido ciudadano, ni la documentación judicial necesaria que sustente el proceso de extradición (…) lo procedente es ordenar el cese de la medida de privación judicial preventiva de libertad que le fue impuesta”, se lee en el dictamen.

Hussein, de nacionalidad venezolana, fue detenido el 21 de octubre de 2014 por los agentes del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) al servicio de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), en cumplimiento de una orden de busca y captura pedida por Estados Unidos en mayo de 2013, por supuestamente ser el encargado de realizar negociaciones para el envío de decenas de kilos de cocaína colombiana a la ciudad de Nueva York, entre noviembre de 2012 y junio de 2013.

Las transacciones habrían sido acordadas en la isla de Curazao, de acuerdo con la información suministrada por Interpol al TSJ.

Las autoridades estadounidenses tienen más de una década acusando a sus pares venezolanas de no colaborar lo suficiente en la lucha contra el narcotráfico, razón por la cual el país no ha sido certificado. Asimismo la Oficina de Naciones Unidas contra el Delito y Narcotráfico sostiene que Venezuela es la principal vía por donde sale el 80% de la cocaína que llega a Europa.

El Gobierno Nacional le han salido al frente a estos señalamientos mostrando cifras tales como que ha interceptado y destruido 91 aviones presuntamente utilizados para transportar drogas y que las incautaciones se han multiplicado por diez desde que se rompió el acuerdo con la DEA.

Share This